Mascarillas naturales para combatir el acné.

Además de acabar con el acné, con estas mascarillas limpiaremos el cutis y retiraremos todas las impurezas que nos tapan los poros y hacen que nuestro rostro luzca sin luz y apagado totalmente.

El acné es uno de los trastornos cutáneos que más afecta a las personas, sobre todo durante la adolescencia.

Se caracteriza por la formación de unos pequeños granos de sebo que, por lo general, aparecen en el rostro y otras partes del cuerpo.

Por fortuna, existen alternativas con ingredientes 100% naturales, que contribuyen a tratarlos en poco tiempo para lograr una piel limpia, radiante y saludable.

1.- Mascarilla de aspirina y limón

La mascarilla de aspirina y limón es un remedio popular que no solo elimina los molestos granos de sebo, sino que estimula la regeneración cutánea para evitar las cicatrices.

Sus principales bondades se le atribuyen a su alto contenido de vitamina C y ácido salicílico, dos compuestos antioxidantes que limpian en profundidad los poros.

Ingredientes

  • 6 pastillas de aspirina
  • El jugo de ½ limón

Modo de preparación:

  • Poner las aspirinas en un mortero y tritúrarlas hasta obtener un polvo fino.
  • Mézclarlas con el jugo de limón fresco y formar una pasta espesa.
  • Frótala sobre los granos de acné y espera a que actúe cinco minutos.
  • Enjuaga y repite su uso tres veces a la semana.

* Evita la exposición al sol tras usar esta mascarilla, ya que puede manchar la piel.

2.- Mascarilla de levadura de cerveza y clara de huevo


La levadura de cerveza es rica en minerales que contribuyen a mantener una piel saludable y firme.La clara de huevo, evita la flacidez cutánea, disminuye el exceso de grasa y facilita la limpieza de los poros.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de levadura de cerveza (20 g)
  • 1 clara de huevo

Modo de preparación:

  • Se bate la clara de huevo y se agrega la levadura de cerveza para formar una pasta cremosa.
  • Extiende el preparado sobre los granos de acné, puntos negros y espinillas, y déjalo reposar de 20 a 30 minutos.
  • Pasado este tiempo, humedece con un poco de agua tus manos y realiza suaves masajes circulares para exfoliar la zona.
  • Retíralo con abundante agua y repite su uso tres veces a la semana.

¡Déjanos saber tu opinión!