Una madre cansada de su hijo desobediente, le escribe una carta y al subirla en internet causo sensación.

Los chicos a esta edad son difíciles de controlar y entender, ello@s creen saber todo y poder hacer todo, por esta misma razón no es extraño que no obedezcan las ordenes y peticiones de los padres.

La señora Jenny Thompson descubrió que su hijo había comenzado a mentirle decidió que haría algo al respecto.

Aaron de trece años de edad, había empezado a subir vídeos a youtube y a generar dinero por ello.
Jenny decidió tomar cartas en el asunto, y le escribió una carta a Aaron.

Querido Aaron:
Al parecer has olvidado tu edad, que tan solo tienes sólo 13 años y que yo soy tu madre, y te niegas a aceptar el control y respetar las reglas en casa, creo que necesitas una lección sobre independencia.

Tu dices que ganas tu propio dinero, va a ser más fácil pagar por todas las cosas que yo he comprado para ti antes.


Si quieres usar tu propia lámpara o utilizar Internet, tienes que pagar una parte de su costo de los siguientes servicios:

Alquiler: 430 dólares
Electricidad: 116 dólares
Internet: 21 dólares
Comida: 150 dólares

Tendrás que tirar la basura los lunes, miércoles, viernes y pasar la aspiradora esos días, tienes que limpiar tu cuarto de baño todas las semanas, hacer tu propia comida y limpiar la cocina y lavar trastes cuando hayas terminado. Si no lo haces, te cobraré un extra por la limpieza que tenga que hacer por ti.

Si decides que prefieres ser mi hijo otra vez en lugar de ser mi inquilino, podemos discutir los términos de nuevo.

Saludos, tu madre que te quiere mucho.

Tomó una foto a la carta y subió la imagen a sus redes sociales; ella no lo quería así, pero en ella se desató una oleada de reacciones encontradas, miles de personas compartieron la publicación generando una marea que Jenny no esperaba.

Fue tal la sensación que causo que escribió al respecto:
Mi hijo gana dinero a través de Youtube, y en principio la idea no era publicar la carta.
Yo pense que sólo la familia y los amigos iban a verlo, y no entiendo cómo me han llegado 100 nuevas solicitudes de amistad en Facebook de repente.

Pensé incluso que mi cuenta había sido secuestrada, pude haber eliminado la publicación de la carta, pero ya la han visto y compartido muchas personas.

Las críticas fueron tanto positivas como negativas por lo que tuvo que aclarar:

No soy ninguna dictadora o maltratadora que intenta controlar a su hijo.
Soy sólo una madre que tiene todo el derecho del mundo a poner reglas y a establecer consecuencias para sus actos.

Si bien podría llegar a parecer drástico para algunas personas, la realidad es que la carta le funcionó muy bien, ahora Aaron y ella tienen un acuerdo con reglas y obligaciones que son respetadas.

¡Déjanos saber tu opinión!