Ella le encontró a su perro pequeñas erupciones, pensó que eran picaduras de insectos, pero al revisarlo el veterinario se horrorizo.

Hay personas no deberían tener en casa a un animalito como mascota, otras no deberían tener permiso para convivir con ellas o siquiera acercárseles, a los animalitos también se les debe respetar, cuidar y querer, son seres vivos e indefensos que no saben cómo defenderse.

Hayden Howard de Seymour, es una mujer que tiene en casa a un mastín inglés al que llama Jackson.

Para ella es un integrante más de su familia y siempre está al pendiente de él, por eso cuando miró en su cuerpo diferentes pequeñas erupciones, se aterrorizó pensando que quizás algún insecto le había picado pero al acercarse a su amigo peludo su impacto fue aún más al descubrir que en realidad eran pequeños orificios.

Hayden estaba asustada, amaba a Jackson, así que sin perder el tiempo decidió llevarlo de inmediato a una clínica veterinaria, en donde varios veterinarios atendieron amablemente a Jackson y la noticia que le dieron a Hayden la dejó sin palabras.

Jackson tenía por todo su cuerpo balines, ante tanta crueldad Hayden no pudo resistir las lágrimas.
Había balines en su rostro, cerca de los ojos, en sus orejas, las patitas, el estómago, el lomo, en todo su cuerpo.

Los veterinarios entregaron a Hayden todos los balines que estaban en el cuerpo de Jackson, eran demasiados, más no se sabía de quien provenía tanta maldad, era difícil asimilarlo.

Para poder sacar cada balín fue necesario rapar las partes afectadas, fueron un total de 33 balines los que extrajeron y tuvieron que dejar algunos 20 más en el cuerpo de Jackson ya que fueron imposibles de sacar.

Tenía alrededor de 15 orificios sin balín y se cree que estos tuvieron impacto en el cuerpo de Jackson y salieron , es decir, rebotaron, alguien con el corazón lleno de maldad disparó casi 70 veces a Jackson.
Los policías comenzaron la inmediata búsqueda del responsable.

Encontraron algunos balines en un árbol que está en el patio trasero de Hayden, se supo que estos provenían de la casa del vecino, revisando su domicilio e interrogándolo, se encontraron una pistola de balines y balas, así que con las pruebas en sus manos, arrestaron a Tom Woodward, mismo que ya había sido arrestado anteriormente por posesión de drogas y ahora por crueldad hacia un animal.

Cuanto antes se hicieron las pruebas correspondientes para determinar si los balines coincidían con el arma de Tom y efectivamente fue así.

Este hombre fue sentenciado por maltrato animal y se espera que pase un par de años en la cárcel y que nunca más se le vuelva a acercar a un animal.

Afortunadamente Jackson logró recuperarse y Hayden se encuentra feliz de tenerlo nuevamente en casa.

Esperamos que luego de su recuperación, Jackson no tema salir al patio trasero y que nadie vuelva a lastimarlo, es un dulce perro que merece todos los cuidados y amor del mundo.

¡Déjanos saber tu opinión!