Un hombre japonés se enamora de su muñeca, él dice que ella nunca lo traicionara.

Un hombre japonés de 61 años de edad, ha encontrado el amor en una muñeca llamada “Saori”.

“Ella nunca traiciona, estoy cansado de los humanos racionales modernos”, asegura él.

Existe una película “Lars y una chica real” (2007) en la que Ryan Gosling es un hombre antisocial que desarrolla una estrecha relación muy romántica con una muñeca. Sus amigos y su comunidad lo apoyan y pronto Lars aprende a superar sus inseguridades y logra mantener una relación en la vida real con una mujer.

Esta historia podría parecer sacada de un cuento de ficción o fantasía, pero no es así. Este hombre japonés vive actualmente una historia muy parecida. Su nombre es Senji Nakajima, quien a pesar de estar casado y tener dos hijos asegura que su vida cambió cuando compró a Saori, una muñeca a la que la ha convertido en su novia.

En un principio Senji solo quería llenar un vacío en su interior, pero luego de algunos meses de vivir junto a la muñeca en un apartamento de Tokio, empezó a creer que el objeto había desarrollado una personalidad propia, y entonces terminó pensando en ella como si fuera su novia.

Nakajima dice sobre Saori “nunca lo traicionara” y que está “cansado de los humanos racionales modernos” porque “son crueles”, según informa el Washington Post.

“Para mí, ella es más que una muñeca. Ella necesita mucha ayuda, pero sigue siendo mi pareja perfecta y ideal que comparte preciosos momentos conmigo y enriquece mi vida”, expresó.

El fotógrafo japonés Taro Karibe, de Getty Images, logró retratar la vida de Nakajima con Saori, una muñeca de silicona que puede llegar a costar más de 5.000 dólares.

Convive mucho tiempo con ella, y esta seguro que es la mujer ideal.

Sale con ella a lugares públicos y la trata como si fuera la novia que siempre deseo.

También pasa momentos con ella, como si fuera cualquier pareja de enamorados, viendo películas etc.

Desde entonces son una pareja inseparable. Nakajami incluso disfruta de una relación física con su novia que es una muñeca de plástico.

Para los posibles interesados en estas muñecas como Saori, se encuentran disponibles en el mercado chino. No son inflables y hay gran variedad más de 50 modelos para complacer al consumidor y hasta los gustos más exigentes. Según Japan Times, las muñecas “de amor” han sido fundamentales a la hora de engrosar los ingresos anuales de la industria de los juguetes para adultos.

¡Déjanos saber tu opinión!