Discutir con tu pareja te hace engordar

Según un estudio realizado por el Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio, las discusiones de pareja no ayudan precisamente a mantener el peso. Y no creas que se debe a la frustración posterior y el ataque sistemático a la nevera. Es algo mucho más complejo y que tiene su “miga”

En el estudio se comprobó que las parejas que discutían más acaloradamente quemaron una media de 31 calorías menos por hora que aquellas que mantuvieron la armonía vital. Es decir, las discusiones de pareja constantes aumentan el riesgo de sobrepeso y obesidad, ya que afectan a la manera en la que el organismo procesa las grasas.

Y es que el estrés, los problemas anímicos, la depresión y y las discusiones constantes influyen en el proceso de los alimentos por parte de nuestro cuerpo.

Para el estudio se reunió a unas 40 parejas, de entre 24 y 61 años, y que llevaban al menos tres años de relación. Se les sugirió cumplimentar datos sobre su pareja, su grado de satisfacción y estado anímico. La trampa venía a continuación: Se les sirvió un menú de 930 calorías y, a continuación, se les propuso temas de debate susceptibles a acabar en discusión. Como resultado, las parejas que discutieron de manera más agresiva o enérgica, quemaron una media de 31 calorías menos por hora y presentaban mayor cantidad de insulina en sangre y un incremento de picos de triglicéridos.

¿Sabes qué puede suponer eso? Un aumento en el peso de unos cinco kilos al año.

¡Déjanos saber tu opinión!