Los hijos no necesitan a sus padres juntos, necesitan que sus padres se amen

Sabemos que mantener una familia no es tarea sencilla. Un matrimonio está lleno de compromiso y responsabilidades y es bastante común que lo que creamos ideal y perfecto bajo el efecto del enamoramiento, disminuya e incluso desaparezca con el pasar de los años, las tareas, las discusiones, los problemas económicos y la convivencia.

Aceptar lo inevitable es complicado

Aceptar que la pareja con la que pensaste estar durante toda la vida ya no es quien quieres que forme parte de la misma es sumamente complicado. El proceso de resignarse a que la relación ya no da para más, el sentimiento y la magia ya no son los mismos y esta debe llegar a su fin, no es un proceso sencillo y, además de esto, atravesar todo ese proceso con una familia encima y unos niños de por medio lo hace muchísimo más complicado.

Sin embargo, cuando ya la pareja no se comprende, no se comunica ni desea estar junta, a veces decide seguirlo intentarlo y mantenerse por no causar traumas en sus hijos, lo que es un completo error.

En esta oportunidad te daremos algunos tips con respecto al cómo hacer tu divorcio más ameno tanto para ti y tu pareja, como para tus hijos. De manera que comprendas cómo ellos más que necesitar a sus padres juntos, necesitan que sus padres estén bien. Y mientras esto se mantenga así, no importará que deban visitar casas distintas durante las navidades.

¿Cómo estar bien aunque estén separados?

Sabemos que separarse de esa persona con la que has compartido tantos momentos y sentimientos especiales no es sencillo. Por eso, te brindamos algunos consejos de manera que este proceso que atravesarás sea lo más ameno posible.

  1. Piensa en que luego de la tormenta siempre aparece el sol. Este dolor no será eterno y algo positivo va a resultar de lo que está ocurriendo.
  2. No olvides las razones por las cuales se están separando. Una relación que se ha convertido en más conflictos que momentos felices y están afectando la estabilidad familiar, es mejor y más sano que se separe a que empeore el ambiente del hogar y la vida de los hijos.
  3. Distrae tu mente y tu cuerpo, busca nuevas actividades con las que te identifiques y te permitan enfocarte en ti mismo/a. De manera que recuperes tu vida individual y construyas tu propia felicidad.
  4. Evita involucrarte sentimentalmente con otra persona, lo más importante en este momento será canalizar tus emociones, sanar tus heridas y trabajar en ti mismo.

Tips para llevar el divorcio en familia

Cómo ya lo hemos mencionado, lo más sano para llevar una familia en la cual la pareja ya no desea estar junta, es un divorcio, de manera que los hijos puedan estar tranquilos y sus padres también. Sin embargo, este tiene algunas implicaciones y es bueno conocer cuáles son las mejores maneras de realizar un divorcio y no afectar a los niños.

A su vez, es de suma importancia informarse tanto personalmente como jurídicamente cómo transmitir los conocimientos a los niños, así como buscarle respuesta a sus dudas. Debemos buscar lo necesario para que el proceso sea lo más comprensible para todos los miembros de la familia.

Medidas legales

Principalmente se tienen medidas legales, como el hecho de que los adultos pueden llegar a un acuerdo mutuo con respecto a los pagos, el cuidado de los hijos, el tiempo en el cual cada uno estará con ellos y mucho más.

Lo ideal, con respecto al tiempo, es que los hijos permanezcan la mitad del tiempo con el padre y la madre, aunque estos, a partir de los 12 años pueden escoger libremente con cuál representante prefieren pasar el tiempo. Así que se le debe consultar a estos si prefiere una custodia compartida o individual.

Con respecto a la familia

De igual manera, es importante mantenernos en constante comunicación con nuestros hijos. A pesar de que sabemos que será lo mejor, sigue siendo doloroso; por lo tanto, debemos explicar constantemente lo importantes y valiosos que son en nuestras vidas, a la vez que necesitamos preguntarles cómo se sienten y qué piensan de todo lo que esté ocurriendo en el momento.

Así mismo, no dudemos en pedir apoyo de profesionales u otros parientes. Los hijos quizá puedan sentirse culpables de la angustia entre sus padres y atraviesan emociones muy intensas. Todos los involucrados deben comunicarse y ser capaces de reconocer cuando necesiten apoyo.

¡Déjanos saber tu opinión!